1 sept. 2010

Hong Kong - China en chino - Décima Parte

En Hong Kong los chinos hablan inglés. Y no es un detalle menor. No para mí. En Hong Kong puedo acceder a Facebook, a YouTube y a mi Blog. En Hong Kong los DORMS de los hostales son mixtos. En Hong Kong está prohibido fumar en lugares cerrados. En Hong Kong están los chinos que se tiñen el pelo de amarillo, los que tienen peinados raros, los que tienen los pelos parados. Y las chinas más glamorosas, por supuesto. En Hong Kong está prohibido fumar en lugares abiertos. En Hong Kong hay un Madame Tussauds, un Disneyland y un Disneyland Resort, un Avenue of Stars, un China Ferry y un Peak Tram. En Hong Kong manejan por la izquierda. Sí, sí, británicos. Otra vez. 

La primera noche Hong Kong me gusta. Las luces, la gente, los buses de dos pisos y los rascacielos me asombran. Hay tantas luces que cuando salgo a la calle parece de día. Pero a partir de la mañana siguiente no dejo de preguntarme qué hago en Hong Kong. Si yo no extrañaba los shoppings. Si ni siquiera me gustan más que por su aire acondicionado. Si yo no extrañaba los rascacielos. Si yo no extrañaba que me quisieran vender cosas por la calle. Si yo no extrañaba The Body Shop, Swarovski, Louis Vuitton, Dolce&Gabbana, H&M... Si yo no extrañaba Nueva York... Hong Kong es la versión china de New York City. Llena de rascacielos. Llena de gente de todos los tamaños, formas y colores. Caracteres chinos por doquier. Mucho menos imponente... Si yo quería ver China, ¿qué carajo hago acá?!?

Hong Kong sucks. Y sospecho que el lugar en el que me hospedo tiene mucho que ver. Li´s Hostel está en el tercer piso de un edificio en cuya entrada se lee ChungKing Mansion (creo que el nombre lo dice todo) y que comienza con una especie de galería LLENA de casas de cambio (curiosamente ninguna lista la moneda vietnamita, aún tengo los 55.000 VND conmigo). Sucia, sucia, BIEN SUCIA. Algo así como las galerías de Corrientes y Lavalle. Con la diferencia de que en esta, los indios te están esperando en la entrada. En el medio hay dos ascensores considerablemente pequeños para el tamaño que tiene "La Mansion"; uno te deja en los pisos pares, el otro en los impares. A un costado de los ascensores hay una lista interminable de guesthouse. El edificio está LLENO de guesthouse. Una más deprimente que la otra. Al principio subo por el ascensor que va a los pisos impares. Siempre hay cola. Siempre tengo que esperar. Siempre me acosa algún indio con algún hospedaje. Hasta que un día lo están reparando y tengo que esperar tanto el ascensor de los pisos pares que me doy cuenta de que no sólo puedo bajar por las escaleras sino que también puedo subir. Son tres pisos. Sí, las escaleras puede que sean lo más deprimente de todo el edificio. Mugre, mugre, mugre. En el piso, en las paredes. Un asco. Cada vez que las encaro, ya sea para subir o para bajar, sólo quiero desaparecer...

El clima tampoco ayuda. Me cuesta caminar por Hong Kong. Humedad. Calor. Estoy pegajosa otra vez. Y los indios no sólo me ofrecen hospedaje cada vez que ingreso a la Chungking Mansion. No, no, cada vez que camino por las calles de Hong Kong los indios me ofrecen trajes, carteras, relojes... "Madam, suits?, handbags?, watches?" Todavía no entiendo cómo pueden creer que yo, con la pinta de rasca que debo tener, puedo estar interesada en comprar un traje!, una cartera!, un reloj! Pero cada vez que me ven no pierden la oportunidad de acercarse para susurrarme. Siempre lo mismo.

Somos cuatro en la habitación. Con baño adentro. Aunque haya reservado con baño afuera. Sin cargo adicional. Sí, claro. No es porque les resultó conveniente, desde el punto de vista organizativo, que yo duerma en esa cama. No, seguro que no. Dos cuchetas, un baño minúsculo y un pasillo entre las cuchetas y el baño donde no cabemos los cuatro parados. Las mochilas? Abajo de las camas. La mía, en un costado de la cama. La cadena del inodoro no funciona. Hay que abrir la llave de paso para que corra agua porque el tanque no se llena nunca. ¿Tendrá tanque? Y qué incómodo es ducharse en ese bañito minúsculo! Odio los baños que no tienen ganchos! Tengo tantas bolsas y bolsitas, además de la mochila, para colgar cuando me voy a duchar... Este bañito sólo tiene una baranda y está floja, cada vez que me ducho la mitad de las cosas terminan en el piso y a la otra mitad las atajo a tiempo. Eso sí, la habitación tiene una ranura al lado de la puerta para poner la tarjeta de acceso para que las cosas funcionen. Como en los hoteles lindos. Pero depende cómo coloques la tarjeta, la luz del baño no se queda prendida; se apaga diez segundos más tarde. Y si ya estás adentro del baño, bueno... Te deseo suerte! Y olvidate de la luz natural. Esto es un búnker. Tanto que son las 10 am y los cuatro seguimos durmiendo pensado que son las 3 de la mañana! Aire acondionado a partir de las 19 hs. Y afuera no hay un sólo enchufe. Así que si querés usar la computadora por un tiempo prolongado durante el día preparate para que te falte el aire y no parar de transpirar! Sí, sí, la habitación es tan incómoda, tan chiquita, tan chiquita, tan incómoda que no me cambio la ropa en los tres días que paso en Hong Kong. No tengo ganas de revolver la mochila mientras hago equilibrio para no caerme de la cucheta! Por suerte, mis compañeros de habitación me gustan. Yo sigo durmiendo arriba. Es raro porque aunque no lo pida, me suele tocar arriba. En la otra cama de arriba duerme Ben. Nació en Sudáfrica. Vive en Gales. Hace 7 meses que está viajando por Asia y aún no termina. Qué suerte! El que duerme abajo mío es suizo y recién comienza su viaje. Qué suerte! Quiere comprarse una moto en Viet Nam y recorrer lo mismo que yo, más Laos, en un mes y medio. Pobre de él! La cuarta cama estuvo ocupada por un chico la primera noche, con quién no crucé palabra, por una sueca la segunda y la tercera quedó vacía... Cuando la sueca llegó con su amiga el chino que maneja el hostal me pidió que me cambiara de habitación para que ellas estuvieran juntas. Siiiiiiii, pará que YA voy corriendo! Nooooooooooo. ¿Otra mudanza? NI LOCA!!! Que duerman separadas, no les va a pasar nada. Por suerte, no me insistió. Pero el último día me obliga a mudarme. Después de discutir en inglés y en un tono elevado recojo mis cosas y me cambio de habitación. Si me vas a gritar, me vas a tener que escuchar gritar. Y además, no tenés idea de las GANAS que TENGO de GRITAR desde que LLEGUÉ a Hong Kong!!! "You are lucky, very lucky, you asked for an eight beds room no bathroom and you are in a four beds with bathroom... You did not want to move the other day". "NO, I AM NOT LUCKY, if you had given me the eight beds room from the very beginning I would not need to move now!!! I don´t need a bathroom inside!!!" Después me pide disculpas POR LA MUDANZA. Me dice que la razón es que el aire acondicionado de la habitación no funciona. Cuando le dejo la llave y me devuelve el depósito de 100 HKD me dice "Here you have... NICE girl, NICE girl". A partir de ese momento soy NICE GIRL. Cada vez que me cruza me dice algo aunque más no sea "NICE girl, THANK YOU, THANK YOU!" La nueva habitación, la número 11, que no requiere depósito por la llave porque NO TIENE LLAVE, cuenta con ocho camas - cuatro cuchetas - y un baño más amplio que el anterior. Sí, sí, este baño tiene bañera! El espacio entre las cuchetas es aún menor. Apenas entro de costado. Y a diferencia de la otra, esta habitación cuenta con MUCHAS cucarachas. Pero son pequeñas. Las primeras cucarachas me resultaron asquerosas. En Viet Nam son ENORMES pero ENOOOOORMES. En un restaurante empecé a cenar con una cucaracha GIGANTE caminando por la pared y terminé con otra cucaracha GIGANTE reventada en el piso. Nadie se molestó en desaparecer el cadáver. Nadie. En Viet Nam también, me cepillé los dientes en el baño del hostal atenta a unas antenas GIGANTES que se asomaban de una ranura a centímetros de distancia. A esta altura tener una cucarachita cerca no me altera en absoluto. Y a todos nos pasa igual. Nadie va a salir corriendo porque le digan que tiene una cucaracha al lado. No. Ya no. Es más, nos causa mucha gracia porque creemos que a esta altura ya estamos más cerca de "Hey buddy, how are you doing? By the way, where are you from?"

Hong Kong, 20 de agosto de 2010.

Thanks to EgyptAir for the free wi-fi.

5 comentarios:

  1. A vos no te gusta porque no te contestan! :) Tenés poca cucaracha Cuc! Dejá de limpiar y vas a ver!!!

    ResponderEliminar
  2. Otra que "a la grande le puse Cuca".
    Yo me muero de asco solo de leer tu historia. Qué cosa mas desagradable que las cucarachas!

    ResponderEliminar
  3. Para, que hace un mes, lave los muebles de la cocina por dentro, y en el que era la alacena me encontré con un cementerio de cucarachas. Había como 5 cadáveres de cucas todas juntitas puaj!!!! Y estaban muertas, obvio que no me contestaron.

    ResponderEliminar