7 sept. 2010

EXPO Shanghai 2010 - China en chino - Parte XIV

Después de pasar por las puertas del Yu Garden y del Museo de Shanghai, de buscar la Concesión francesa, de sacar miles de fotos del Pudong y algunas del Bund y de caminar por Nanjing Road y por la zona de la People´s Square mi hermana menor me convence de visitar la EXPO.

Así es que mi último día en Shanghai lo paso entero en la EXPO Shanghai 2010 - Better City, Better Life. Mi idea es llegar con el ticket en la mano a las 9.00 en punto - cuando abre sus puertas - para aprovechar lo más posible y pensando que a las 9.00 no va a haber nadie. Una de dos. Los chinos llegan a los eventos en el horario de apertura o TODOS los chinos pensaron lo mismo que yo. Cuando llego, pasadas las 9.30 am, los chinos, sus paraguas de colores y sus sillitas plegables parecen estar listos para aprovechar la EXPO lo más posible. Yo apenas cuento con una gorrita. Y todavía agradezco no haber perdido un ojo entre TANTO paraguas portado por TANTO chino TORPE.

El acceso no es tan complicado como me parece apenas llego. Scanner. SIEMPRE. SIEMPRE. En el subte de Shanghai hay scanner, cada vez que tomo el subte tengo que pasar mi mochila por el scanner! En la EXPO, luego del scanner una china me registra con uno de esos detectores tipo aeropuerto y cuando voy a retirar la mochila no la encuentro. De repente, veo que un chino de seguridad tiene mi mochila. Me acerco y me dice "water?", "Yes, I have water". Saco la botella de la mochila, se la muestro y me dice algo en chino. No entiendo. Le pregunto. Me derivan a alguien que supuestamente habla inglés pero tampoco le entiendo. Hago un esfuerzo. Nada. Creo que todos lo damos por causa perdida. Y antes de que me saquen mi botella de agua sigo caminando con ella y decido que lo mejor es guardarla en la mochila antes de que me agarre un chino que hable perfecto inglés.

Lo primero que veo cuando entro es el pabellón de USA a la derecha y a la izquierda... ARGENTINA. Mi felicidad cuando leo Argentina, y no sólo Argentina, sino Argentina escrita con las letras del logo de Argentina, es INMENSA. Me acerco al pabellón como si estuviéramos imantados. Lo miro desde afuera como si fuera la cosa más hermosa que vi en mucho tiempo. Argentina. Argentina. ARGENTINA. Hay una pantalla que muestra imágenes de Salta, de vinos, qué rico!, quiero una copa de vino! Miro la pantalla embelesada un rato largo. Cruzo la calle y me pongo en la cola que no es para nada larga. Cuando estoy llegando veo un cartel que dice VIP. Y me entero de que en el pabellón de Argentina yo soy VERY IMPORTANT PERSON. Pero ya es tarde, estoy casi adentro. En su interior, el pabellón argentino está lleno de pantallas. Me acerco a una de las centrales. El Obelisco. La 9 de julio. Me pongo a llorar. Casa. Mi casa. Mi Buenos Aires querido. Me quedo un rato largo enfrente de la pantalla. Todas las imágenes me conmueven. Hasta el microcentro en HORA PICO en PLENO VERANO me conmueve. El pabellón argentino tiene un solo y único propósito y es BIEN claro. Fomentar el turismo. A las 11.00 hay un espectáculo de tango pero falta media hora. Salgo a ver qué más hay por ahí y poco antes de las 11 saco mi pasaporte azul y vuelvo a Argentina. VIP. Entro. Me dicen que hay show de tango. "That´s what I want to see". Llego al anfiteatro, están dando una película que no conozco. Gigantes de Valdes. El gordo Casero. Federico D´Elía. Isabel Macedo. En argentino. Subtítulos en chino. "No tengo un sope". Un sooooope! Qué bueno! A las 11.00 cortan la película y bailan tango. Lindo. Pienso que cuando vuelva a casa voy a intentar, una vez más, aprender a bailar tango. Cuando termina el baile no vuelven a poner la película. ¿Y el final? Está bien, si a ningún chino le importa el cine argentino. Empieza "Aniceto" de Leonardo Fabio. Cuando salgo miro la programación y apenas hay una hora hasta el próximo show de tango. Sí, evidentemente a ningún chino le interesa el cine argentino. A las 18.30 hs dan Tiempo de valientes. Me muero de ganas de volver para verla pero si sólo van a pasar media hora... Salgo. Al lado está el restaurante argentino, los mozos visten la camiseta de la selección. Se me hace agua la boca de sólo pensar en carne, papas fritas, parrilla... Ayyyyy. Mataría por unas buenas empanadas de carne. Y me muero por un alfajor Havanna de chocolate con un vaso de leche bien fría. La verdad es que el pabellón argentino no es gran cosa pero dice ARGENTINA... Antes de abandonar la zona donde está mi país ingreso a los pabellones de África y Centro y Sudamérica.

No se siente tanto chino como esperaba. El predio es realmente ENOOOORME. Pero las colas en los pabellones sí son largas, salvo en los pabellones que incluyen varios países como el pabellón de Africa y Centro y Sudamérica que no requieren cola. Y están buenos. De hecho, creo que por dentro lo que más me gusta es el stand de Bolivia que está en el pabellón de Centro y Sudamérica.

Durante la mañana me doy cuenta de que los chinos compran una libretita por 30, 35 yuanes para coleccionar los sellos de los pabellones. Los chinos hacen cola para entrar al pabellón y una vez dentro del pabellón, hacen cola para que le sellen la libretita. Estoy segura de que si no existiera esa libreta china las colas no serían tan largas. Y son tan importantes los sellos que en el pabellón de Brasil se lee NO STAMP TODAY.

Saco fotos del exterior de muchos pabellones en sentido zona C, zona B, zona A. Por fuera mi premio es para Rusia y México. El peor pabellón es Holanda. Es un espanto. Como siempre, hay pabellones que dejan bien claro que cuando cayó el proyecto de la EXPO estaban ocupados en otra cosa MUCHO MÁS IMPORTANTE. Como ser Bélgica, Irlanda, Francia. Cuando mi cámara de fotos se queda sin batería vuelvo en sentido A, B, C para ingresar a algunos de los pabellones. Entro al pabellón de Irlanda, Nueva Zelanda, Viet Nam, Camboya, Italia, Perú, Brasil y México. Ninguno vale mucho. Algunos no valen para nada la espera en la cola.

En mi recorrido me cruzo con varios espectáculos que me gustan MUCHO. En general son bien breves. O llegué tarde. Brasileños que samban, una banda de música sueca cuyos integrantes son muy pero muy graciosos, neozelandeses ENORMES que cantan y bailan y un grupo australiano. Me encanta la música en vivo.

En algún momento de la tarde me entero de que el pabellón de Arabia Saudita es el más popular. El más caro. Por fuera no es más que un huevo o plato volador con palmeras en la cabeza. Ni pienso invertir cuatro horas de mi vida para ingresar a ese pabellón. No me queda otra que imaginar qué hay adentro. ¿Qué habrá?...

Cuando quiero entrar al pabellón de España me acerco a la cola y me derivan a un chino que habla un español muy bueno. "Con pasaporte español puedes entrar". "No tengo pasaporte español, soy argentina". "Luego de las ocho la cola es 20 minutos. Ahora, en países europeos, una hora y media. No necesita". Pienso en volver pero son las 18 hs, no voy a volver a las 20. Si le hubiera mostrado el italiano entraba como española. Ok, no me dejan entrar al pabellón español, entonces voy a entrar al italiano con mi pasaporte, aunque no me interese! Saco mi pasaporte rojo y al primer chino que encuentro en la entrada del pabellón no le digo que soy italiana, le digo "I have an Italian passport". Me deriva a otro y a este sí le digo "I am Italian". VIP. Entro. Vino italiani, pasta italiani, zapatos italiani, trajes italiani, autos italiani, orquesta italiani, ristorante italiani, todo italiani. Otro interior malísimo!

Hago cola en Perú, cortita. Hago cola en Brasil. Hago cola en México. En las filas hay letreros del tipo "Take care of exhibits and no touching" (los chinos TOCAN TODO!), "Waste sorting and no littering" (Ya les conté de la basura china en el sur pero en las ciudades es muy distinto!) y "Polite language and no noising" (mmm, no comprendo el lenguaje). Más de una vez veo gente que se sienta en las sillitas plegables en la cola de un pabellón. Cuando la cola avanza si no se paran rápido para seguirla los pasan por arriba y les sacan el lugar. Qué lindos los chinos!

Paso todo el día caminando hasta que los pies me duelen. MUCHO. Paso todo el día muerta de calor bajo el sol. Paso todo el día recibiendo embestidas chinas. Los chinos son tremendos. Ni siquiera intentan esquivarte. Te llevan por delante. Y si los adultos son así, imaginate los chinitos, por poco te caminan por la cabeza. Al principio se aguanta pero después de unas horas y sumado el calor y sumado el dolor de pies hacia el final los quiero matar A TODOS!

Cuando voy saliendo me cruzo con un letrero que lista las cosas que está prohibido ingresar al predio y efectivamente ahí está el agua en todas formas. Qué suerte que no hablo chino!

La EXPO me gustó MUCHO. Me sacó de mi rutina china. Y conseguí sacar todas las fotos que me pidió Fio. Me divertí mucho. Gracias Cuc! :)

Shanghai, 24 de agosto de 2010.

6 comentarios:

  1. qué lindo que te haya gustado, Da! Re emotivo tu relato del stand de Argentina. Acá te esperamos con el tango y la calle corrientes y el havanna de chocolate y el vaso de leche fría!
    te quiero mucho, linda!
    cuidate mucho,
    meritttt

    ResponderEliminar
  2. Qué loco lo que puede la nostalgia. Tambien extrañas el subte B a las 6 de la tarde en diciembre? Ahi no hay chinos. Esta lleno de argentinos, argentinos por todos lados.

    ResponderEliminar
  3. Cuando llegue a BCN lo primero que voy a comprar es una caja de alfajores HAVANNA aunque cueste 20 euros. La leche bien fría me la regala Pow! Jajajaja. BESOTES!

    Mmm, el subte B a las 6 de la tarde en diciembre? Sólo si lo veo en China en la pantalla!!! En vivo noooooo

    ResponderEliminar
  4. Vos seguí moviéndote por allá... acá los alfajores havanna, la leche, Corrientes, Isabel Macedo (ja!), todo todo... sigue en el mismo lugar. ;)

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bueno! Es como viajar por el mundo en un día :) Ayer leía en la revista del avión de Turkish Airlines sobre la Expo y te imaginaba adentro... un acontecimiento mundial de ese tipo que empezó hace tantos años y vos formaste parte, ¡qué bien!

    ResponderEliminar
  6. Sí, estoy orgullosa. Gracias! :-P

    ResponderEliminar