10 sept. 2010

Bullet Train - China en chino - Parte XVI

Hoy me toca el tren BALA a Beijing. Último tren en China. Por fin!

El primer día que amanezco en Shanghai salgo en busca de mi próximo ticket de tren. Pregunto en el hostal. No saben. Los chinos del hostal de Shanghai no saben NADA. NADA. Alguno de ellos no sabe ni hablar inglés. La primera mañana bajo de la habitación, voy a la recepción y me encuentro con él. "Can I have breakfast here?" No me entiende. Le repito. No me entiende. "Breakfast". No me entiende. "Breakfast". NO ME ENTIENDE! Le hago señas, como tomando algo con cuchara... GRANDE! "Ahhh". Me muestra el menú. Diós! No aguanto más. Por favor! Y la chinita es nueva. No sabe ni siquiera dónde hay un restaurante en la zona.

Bueno, ya que nadie sabe comencemos por la estación de trenes a la que llegué ayer. Metro. Shanghai Railway Station. Busco carteles con trenes dibujados. Tickets. Chino con traje de tren. "Tickets to Beijing?" No me entiende. "Beijing". Me señala la boletería. Cola. Acá no me van a entender nada. Saco mi cuaderno para mostrarle donde dice - en chino - "Yo quiero ir a Beijing". Mi turno. Efectivamente, NADA. Le muestro la frase. Repite "Beijing". Le escribo 25/08 en una tarjetita que tenía por ahí y se la muestro. 8.15 am. 327 yuanes. ¿8.15 am? Qué fiaca! Y veo un 19.00 en la pantalla. Calculo que será el horario de llegada. Le pregunto si tiene algo más barato. ¿Cómo? Le digo "cheaper" - aunque no lo entiende - y le hago señas bajando la mano. Parece decir que no. ¿Qué más puedo hacer que no sea pagar 327 yuanes y llevarme el ticket? Sí, nada! Con el pasaje me da instrucciones escritas. Parece que la estación de la que salgo no es esta. No, mi tren sale de Shanghai HongQiao Railway Station. ¿Y eso dónde queda? Ya lo buscaré. Con los chinos del hostal no cuento. ¿Para qué les voy a preguntar? ¿Para que me saquen de quicio una vez más? Mmm, no. Definitivamente no. Mejor me arreglo sola. Internet. Así me entero de que la estación es relativamente nueva. Por eso me cuesta tanto trabajo dar con ella.

La noche anterior al tren pienso que las chinitas de mi habitación me van a odiar por despertarlas a las 6.00 pero yo termino odiándolas a ellas por despertarme a las 5.00 am. Hasta las 6.00 no bajo de la cama. Sí, duermo arriba otra vez. Termino mi mochila. Bajo con todo. Noodles envasados para desayunar. En el hostal hay un dispenser de agua fría y de agua caliente.

Se me hace un poco tarde. Cuando llego a la estación del metro y miro el mapa me parece que no llego. Me paso todo el viaje mirando el reloj, haciendo cálculos y pensando en taxis. Y puteando. Finalmente llego. Pero tengo que dar con mi tren YA! Muestro el ticket un par de veces. Camino a lo largo del andén. Veo vagones con camas. No quiero más camas! Es un viaje de día. Quiero un asiento, me quiero sentar! ¿Por qué carajo estos chinos y estos vietnamitas siempre me quieren acostar? Pero para mi alegría el coche 16, el primero de todos, es el único que tiene ASIENTOS! QUÉ BIEN!

Encuentro mi asiento, dejo la mochila a mis pies. Otra vez no puedo subirla. Pero el chino que está al lado mío parece querer que la suba. No puedo señor. Le juro que NO PUEDO. Cuando me lo dice en chino, le digo que necesito ayuda. Agarro la mochila, me acerco al estante y con la mano lo llamo para que me ayude y levanta la mochila casi solo. Y es más chiquito que yo! A las 8.15 am sale el tren.

Al mediodía me levanto, elijo uno de mis noodles envasados y salgo en busca del dispenser de agua caliente. Ja! Ya parezco china.

Cuando mi vecino vuelve con dos latas de cerveza yo quiero una coca-cola bien fría. Me levanto y salgo en busca del vagón comedor. Hay chinos sentados en los asientos potenciales y es tan difícil no chocarlos cuando paso al lado. Pienso que quizás no son sólo los chinos. En este tren, por ejemplo, es imposible no llevarse puesto al otro.

Mi vecino chino parece vestir una malla, tipo short, blanca y azul. En algún momento se pone pantalones largos. Pantalones de vestir azules. Y antes de llegar a Beijing se los saca. Me pregunto si mi vecino chino anda en calzoncillos por las ciudades y sólo se viste cuando viaja en tren.

Mi vecino chino come pollo envasado. ENGRASADO. Qué asco! Y toma cerveza de lata. CALIENTE. Qué asco!

Es el primer tren en el que viajo que tiene pantallas. Gran parte del tiempo parece promocionar el tren bala y alguna que otra ciudad. Y pasan películas. La primera es la típica película de artes marciales. Todos volando por los aires. Mucha violencia. Y me pregunto cómo encaja esto con los chinos que son tan tranquilos, que parecen tan pacíficos. Tan panchos. Después pasan una película romántica. Una pareja de chinos jóvenes que no para de desencontrarse hasta que finalmente se encuentra. No podía ser de otra manera. Sí, claro, aunque no entienda el idioma y no le preste demasiada atención puedo seguir toda la película. Y lo que más me divierte es que cuando termina veo reflejada en la pantalla la cara de una china que estaba viendo la película. La cara china más emocionada que vi en TODO el país. Qué sonrisa! Estaba extremadamente conforme con el final de la película!

El tren bala tiene una velocidad de 100 a 200 kms por hora. Recorremos poco menos de 1500 kms en poco menos de 11 horas.

El tren se supone que llega a las 19 hs. Y desde las 17.30 hs que la pantalla anuncia el nombre de la próxima estación. Claramente no es Beijing South. Pero esa estación no llega NUNCA. Hasta que cerca de las 19 hs todos están listos para bajarse y mi vecino chino me pregunta - en chino - si quiero que me ayude a bajar la mochila. ¿Cómo? ¿Esto es Beijing? Si el nombre de la estación es CLARAMENTE otro. "Beijing?". Sí. Carajo! ¿Nunca voy a entender nada en China? Será. Bajamos la mochila. Lo despido.

Busco carteles que me conduzcan al metro. Miro el cartel del recorrido. Línea 4 - línea 2 - línea 5 - Beixinqiao. Las instrucciones que obtuve del hostal vía e-mail dicen Línea 4 hasta línea 5, Beixinqiao, salida A o B, primer callejón. Todos los expendedores de tickets dicen OUT OF SERVICE. Y en la ventanilla que dice TICKETS no hay nadie. ¿Y ahora qué? Doy la vuelta y encuentro otro grupo de expendedores. De los cinco que hay, funcionan dos. Los otros también dicen OUT OF SERVICE. ¿Cómo puede ser que no funcione ninguna máquina expendedora y no haya nadie vendiendo tickets? De más está decir que TODOS los que queremos viajar en metro estamos en esas dos máquinas. Cola. Cuando estoy llegando la máquina de al lado dice OUT OF SERVICE. No! No me digas que me está esperando a mí para anunciar su OUT OF SERVICE. Nooooooo, no tengo tanta mala suerte! Noooooo. El chico extranjero, que está delante mío, se pone nervioso cuando le toca sacar su ticket. Yo pienso tomarme mi tiempo. Lo lamento mucho. Saco el mío. 2 Y. Entro. Combino dos veces. Beixinqiao. Le muestro la dirección escrita del hostal a una china con traje de metro. Piensa un rato LARGO. Me indica una salida que no es ni la A ni la B. Sigo su indicación pero después decido que si el hostal me dijo A o B, más vale que sea A o B. Salida A.

Es de noche. ¿Y ahora? ¿Cómo se llama esta calle? No es el nombre que busco. Hay MUCHOS restaurantes bien chinos en la avenida a la que doy. Empiezo a preguntar a los chinos que están promocionando los restaurantes en la entrada de los mismos. Ni puta idea. Les muestro la dirección escrita y la tarjeta que tengo de Hostelling International para que vean que busco un hostal con ese logo. Nada. Turistas! Ellos deben estar parando por acá, deben saber. Ni puta idea. No paran en esta zona. ¿Y qué carajo hacen acá entonces? Mi espalda me está matando! Me duele! Me duele! Tanto que tengo ganas de llorar. Otro chino de restaurante me manda en la misma dirección del hostal pero en sentido exactamente opuesto. Empiezo a caminar hacia allá con TODA la desconfianza que puedo tener hasta que veo a dos turistas sentados afuera en uno de los millones de restaurantes. Ella y él. Les pregunto. Ella sabe!!! Ella sabe!!! "Lama Hostel?", "Yes, yes". Me indica. Así encuentro la calle y luego el callejón. GRACIAS!!!!! Punto para Francia. ¿Por qué todos los turistas en Shanghai y en Beijing hablan francés? ¿Regalan pasajes a China en Francia?

Finalmente llego al hostal con una necesidad imperiosa de sentirme cómoda. Relativamente cómoda. Y no puedo pagar con tarjeta como dice en internet. La habitación es pequeña, otra vez no hay lugar para mi mochila. Los baños no tienen inodoro (En toda China encontré inodoros y en Beijing, la capital, no hay, son insólitos los chinos!). El chino me miente cuando le pregunto por el descuento por ser socia de HI y no puedo evitar responderle con mi peor tono para que luego me muestre que está molesto. No hay desayuno en el hostal, está interrumpido hasta la semana que viene. Y no puedo conectarme a internet. ¿De qué más me van a privar?!? ¿Eh?!? ¿De qué más?!? Hiervo. NO, SI EVIDENTEMENTE LOS CHINOS ESTÁN JUGANDO CON MI PACIENCIA DE UNA MANERA NUNCA ANTES VISTA. LO ÚNICO QUE QUIERO SABER ES DÓNDE ESTÁ EL AEROPUERTO. ME QUIERO IR DE CHINA YA!!!!!!!!!

Beijing, 25 de agosto de 2010.

7 comentarios:

  1. MerriT! Perdí tu comment porque tuve que cargarlo otra vez porque se perdió la foto por el camino... Snif!

    ResponderEliminar
  2. No entiendo... ¿dónde hacen sus necesidades si no tienen inodoro?

    ResponderEliminar
  3. Ahhh, vas a tener que venir a China para verlo...

    ResponderEliminar
  4. Usan letrinas seguro... qué feo! Yo sigo imaginándome haciendo fuerzas en el aire y me da tristeza... odio las letrinas!
    Yo me hubiera querido ir tb :(
    Esto fue lo que nos pasó en Turquía tb, no entendíamos nada y ellos cuando hablábamos en inglés no nos entendían, ¡qué paciencia!

    ResponderEliminar
  5. ¿¿¿Y la letrina que te crees qué es?????
    Es un inodoro... justamente se llama inodoro a la turca!!!!

    ResponderEliminar
  6. La letrina es un AGUJERO, no es lo que yo llamo inodoro...

    ResponderEliminar
  7. A mí me molesta MUCHO más que mis zapatillas estén todas meadas! Jeje ;)

    ResponderEliminar